viernes, 1 de abril de 2016

Europa: Democracia o bloqueo

La noticia está ahí: Bruselas puede tener preparada para el próximo gobierno una sorpresa en forma de ajuste de hasta  24.000 millones de euros. La medida puede ser dramática y hundir mas en la miseria si cabe, a muchas familias españolas; descapitalizar aún mas los servicios públicos, la sanidad, la educación; cada vez mas parados sin prestación, etc... Un panorama desesperante.

Somos europeos, se nos dice, y no nos queda mas remedio que acatar lo que dispongan en Bruselas... ¿De verdad?

La pregunta es: ¿están legitimadas democráticamente las autoridades de Bruselas para imponer sus decisiones a los ciudadanos europeos? 

Ningún ciudadano español ha elegido a los representantes de las instituciones que nos dan ordenes (es decir, nos gobiernan) desde Bruselas.

Para el caso, tampoco ningún ciudadano francés, o italiano, o belga, o griego, o británico, ha elegido a estas autoridades que nos dan órdenes (que nos gobiernan). ¿Cuanto tiempo hace que los ciudadanos franceses, por ejemplo, no recibían órdenes de alguien a quién no habían elegido en las urnas? Si no ando desencaminado, el último que lo intentó fue Hitler. ¿Por que ahora lo aceptan?

La falta de auténtica legitimidad democrática de las autoridades de Bruselas, es grave. Pero aceptarlo con naturalidad (como quien mira para otra parte) es dramático, porque esa actitud equivale a aceptar que la democracia no es importante, que se puede vivir sin ella, cuando la democracia es lo único que nos puede salvar a las mayorías del poder tiránico de las élites.

Y otra pregunta: si a esas autoridades no las elegimos los ciudadanos  ¿A quién representan?

Mientras Europa estaba en construcción, el déficit democrático de las instituciones europeas podía ser mas o menos aceptable. Pero desde el momento en que unas autoridades nos dan órdenes (nos gobiernan) tal situación es inaceptable.

La democracia no es algo que se concede graciosamente. La democracia es algo que se exige. Todos los ciudadanos europeos nos merecemos el respeto de ser gobernados por autoridades que hayamos elegido en las urnas por sufragio universal directo y secreto.

Propongo que Podemos se plantee la posibilidad de BLOQUEAR todas las órdenes que procedan de las autoridades de Bruselas, hasta que estas autoridades no esten legitimadas democráticamente. Y esto no puede significar otra cosa que el hecho de que estas autoridades sean elegidas mediante sufragio directo y secreto en elecciones simultáneas en toda Europa. 

Propongo que Podemos busque conseguir este bloqueo por todos los medios pacíficos a su alcance. Por medios políticos, por supuesto, pero también por vía judicial, tanto en tribunales comunitarios como en tribunales nacionales, al tiempo que se buscan medios de concienciar a la opinión pública de todos los paises europeos.

Es posible que unas autoridades así elegidas nos impongan medidas que no nos gusten, y habrá que aguantarse como nos ha tocado aguantarnos con Zapatero, o con Rajoy. Pero al menos que pasen por las urnas cada cuatro años.

Lo que no es democracia, es otra cosa, y todos sabemos como se llama: tiranía. Aunque venga disfrazada por elecciones descafeinadas y dispersas, para un parlamente inane. La democracia, como el respeto, es un derecho. ¡Exijámoslo!